Rafael Correa: No hay que temerle a una OPEP con visión geopolítica

Riad.- El presidente de la República de Ecuador, Rafael Correa, se manifestó completamente de acuerdo con la propuesta de fortalecer el papel geopolítico de la OPEP, planteada por su homólogo venezolano Hugo Chávez, en la Sesión inaugural de la 3era Cumbre de Soberanos y Jefes de Estado de la Organización, a la cual regresa el país latinoamericano.

“No nos puede sorprender, no puede ser de otra manera. ¿Acaso el petróleo no es un recurso estratégico fundamental? ¿Acaso por el petróleo no hay invasiones y guerras en los actuales momentos? ¿Acaso lo que busca la OPEP no es hacer políticas colectivas, políticas públicas en función de nuestros pueblos? En consecuencia, no hay que tener miedo a la visión geopolítica de la OPEP. Por el contrario, tratar de negar esta visión es tratar de negar la realidad; necesitamos una visión política para tomar adecuadas políticas públicas, para tomar adecuadas acciones colectivas, para manejar adecuadamente un recurso estratégico como es el petróleo”, aseveró en rueda de prensa el mandatario ecuatoriano.

Incluso al ser abordado sobre su posición de cara a la propuesta de revisar la moneda que emplea la Organización para realizar las transacciones del petróleo, el mandatario afirmó que esta discusión es política y aseveró que Ecuador está completamente de acuerdo con que la OPEP transe el petróleo con una moneda dura.

“Si seguimos transando en una moneda débil como el dólar, que se ha debilitado mucho en los últimos tiempos, estaríamos transfiriendo nuestras riquezas a los países con divisas más estables”, dijo.

“Recordemos que el petróleo no se produce, ya está creado y se extrae. Significa que estamos transfiriendo riqueza al primer mundo y que para comprar bienes de esos países con moneda dura, como por ejemplo el euro, tendremos que dar más petróleo por la misma cantidad de sus bienes, por lo que no nos conviene”.

Precios justos y adecuada compensación

Si bien considera que el tema de los precios justos “es un debate de siglos” de las ciencias económicas, Correa afirma que los países productores deben tener una adecuada compensación, más aún si los mayores consumidores son los países ricos, “lo que se debe buscar es una compensación para los países pobres importadores de petróleo para no incrementar su pobreza”.

En este sentido, dijo que Ecuador está de acuerdo con la creación del Banco de la OPEP, que financie a tasas de interés preferencial a estos países.

Al ser consultado sobre los actuales precios del crudo, el mandatario aseguró que en términos reales, el precio actual del petróleo aún es menor que en los años 80.

A la vanguardia de la protección del ambiente

El presidente de Ecuador indicó que la Organización que agrupa a los países exportadores de petróleo debe ponerse al frente de la protección del ambiente y enfatizó que no existe contradicción entre la preocupación por el medio ambiente y el rol de la OPEP; por el contrario, son complementarios.

En ese sentido insistió que la OPEP podría convertirse en el gran coordinador en la lucha contra el calentamiento global y las emisiones de CO2, “más aún frente al fracaso del tratado de Kioto”.

Correa adelantó que Ecuador presentará en la reunión de mandatarios su propuesta de crear un impuesto especial para los países consumidores, que sirva para estudiar los efectos del petróleo en el ambiente y el calentamiento global; y sobre todo compense a los países más pobres para que puedan luchar contra ese fenómeno del cual son las principales víctimas y sirva para la búsqueda de energías alternativas”.

Una nueva lógica económica

También en el marco del tema ambiental, Correa indicó que Ecuador pone sobre la mesa “iniciativas de ruptura” desde el punto de vista de política energética y ambiental e incluso en cuanto a lógica económica.

“Las reservas probadas más grandes que tiene Ecuador están en el campo ITT, ubicado en el Parque Nacional del Yasuní, con un valor de 20 mil millones de dólares que darían al Ecuador un flujo neto de unos 700 millones de dólares anuales. Hemos propuesto al mundo dejar ese crudo en tierra, no tocarlo, pero que nos compensen al menos con la mitad de lo que deberíamos de percibir, es decir, al menos 350 millones de dólares”, explicó.

De acuerdo con Correa ésta es una iniciativa novedosa que, de funcionar, implicaría un nuevo lineamiento en políticas energéticas e incluso el inicio de una nueva lógica económica que podría cambiar las relaciones mundiales.

“Si usted quiere comprarle un tractor a Europa tiene que pagar por ese tractor, si Europa quiere respirar el aire puro que genera la Selva Amazónica no tiene que pagarnos nada a los países de la Cuenca Amazónica. Eso es mercantil, pero no es lógico. En una lógica de justicia se tiene que compensar no sólo la generación de mercancía sino la generación de valor, como el medio ambiente. De esta manera los países pobres seríamos mucho menos pobres. El problema es que los países ricos serían un poquito menos ricos”.

Fuente: PDVSA
















Anuncios