Presidente Chávez hace un llamado a Uribe y Marulanda a trabajar por la paz en Colombia


El presidente Hugo Chávez hizo un llamado a su homólogo colombiano, Álvaro Uribe, y al Comandante de las FARC, Manuel Marulanda, a trabajar por la paz. Estas palabras fueron pronunciadas por el jefe de Estado minutos antes de recibir a los familiares de los retenidos por el grupo insurgente colombiano.

Le deseó de antemano a su par neogranadino un feliz año 2008 y le invitó a través de los periodistas a que, a pesar de que ambos tienen ideologías distintas, a trabajar por la paz en Colombia, porque la controversia en el hermano país desgasta a éste y a Venezuela, además de convocarlo a hacer grandes esfuerzos por la unidad de las naciones latinoamericanas.

Dejó claro que Estados Unidos quiere una confrontación entre Venezuela y Colombia, y de ocurrir de seguro el imperio norteamericano haría una gran fiesta, porque eso es lo que están buscando. “Nosotros somos hermanos de la misma patria, del mismo padre y de la misma madre. Uribe, ¡reflexiona hermano! ¡Vamos a trabajar por la paz!”. Acotó el presidente Chávez.

Dijo que una muestra es lo que ha pasado, que en apenas unos días vinieron representantes de 7 gobiernos, y si llamamos a 20 gobiernos, éstos vendrán desde distintos puntos del mundo como América Latina, El Caribe y Europa, dispuestos a ayudarnos. “Si en Centroamérica hubo guerras horribles y extremas, por qué en Colombia no se puede lograr la paz”, agregó.

Aseguró que el obstáculo más grande que hay en la nación neogranadina para abrir la puerta hacia la paz, es el Gobierno de los Estados Unidos, que tiene mucho peso en Colombia y el Gobierno de esta nación le escucha mucho las opiniones al imperio norteamericano, que no quiere la paz para nadie porque quiere dominar al mundo a costa de la muerte, de la sangre y de la guerra.

Hizo un llamado a su homólogo neogranadino a mirar más hacia el Sur y menos hacia el Norte, así como a desprenderse del Gobierno norteamericano de George W. Bush. “Vamos a darnos un abrazo en el Amazonas, en el Orinoco, en el Magdalena. ¡Vamos a hacer la Patria Grande!”.

Fuente: Prensa Presidencial Venezuela













Anuncios

Chávez: Gobierno colombiano realmente no quiere la paz

Haciendo referencia a una carta enviada el 22 de septiembre del presente año, por el jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Manuel Marulanda (Tirofijo), en la cual plasmó que “mientras el Gobierno de Colombia se niega a aceptar el despeje de un lugar con el fin de entrevistarnos y lograr un acuerdo que permita liberar a los prisioneros, analizar las bases para posteriores encuentros (…) hasta lograr la paz, facilita a los 2 mil 500 o 3 mil militares norteamericanos en calidad de asesores, suficientes comodidades…”, el presidente Chávez aseguró que el Gobierno de Colombia realmente no quiere la paz.

Esta respuesta la emitió en el encuentro sostenido con los representantes de los medios de comunicación internacionales, realizado este sábado en el Salón Ayacucho del Palacio de Miraflores, cuando fue consultado sobre si lo perjudican o no “los diferendos” con Colombia, de cara a la votación para la aprobación o no de la Reforma Constitucional, a celebrase el domingo 2 del mes en curso.

En su opinión, “ni nos benefician, ni nos perjudican” porque estos conflictos no fueron provocados por él, sino por el presidente de Colombia, Álvaro Uribe Vélez, quien irrespetó los compromisos establecidos. Porque él, al enterarse de la conversación del mandatario venezolano con el general colombiano Montoya, hizo pública la información tergiversada, al decir que es un plan secreto, sin siquiera consultarle telefónicamente.

Al hacer referencia a las pruebas enviadas por Tirofijo, las cuales fueron interceptadas en Bogotá —de acuerdo a las informaciones de los organismos de inteligencia colombianos—, evidencias que venían para Caracas y cuya revelación y colocación en la Fiscalía colombiana para el conocimiento público, el jefe del Estado se preguntó si esta medida podría en riesgo la vida de las personas en manos del grupo rebelde.

Por estas razones, el jefe de Estado preguntó si un Gobierno que obstaculiza e incumple con sus promesas en pro de este compromiso humanitario, “¿quiere la paz realmente?, no la quiere. Tampoco es interés del Gobierno estadounidense que se logre esta meta, porque ese territorio funciona como una de sus bases militares”.

“Mi interés no es el protagonismo internacional con esta mediación. Por el contrario, es poner todo el corazón y los mejores esfuerzos para lograr el acuerdo humanitario y trazar los caminos para la paz”, indicó el líder de la Revolución Bolivariana.

Recordó que su papel de mediador comenzó porque la senadora Piedad Córdoba le pidió su ayuda para conseguir un verdadero camino hacia la paz de la nación neogranadina, durante un evento realizado en el Salón Ayacucho de esta sede gubernamental, el pasado mes de agosto. Además, porque luego de varios días de conversaciones, el Gobierno de Colombia autoriza esta nueva esperanza para el canje humanitario.

Pese a los diversos obstáculos, como por ejemplo, haber expresado que si algún vocero de las FARC decidía reunirse con el presidente Chávez, debía ser a cuenta y riesgo, aseguró que aún no se han cerrado las puertas porque cree “puede ayudar a estas personas. Creo que puedo y estábamos a punto de lograr los primeros resultados apenas a tres meses de mediación”.

Al momento de dejar por sentado que aunque él no apoya a las FARC, analíticamente expresó se debe reconocer que esta fuerza subversiva no es derrotable militarme como lo cree el Gobierno neogranadino apoyado por el imperio norteamericano. “Yo como militar creo que no son derrotables militarmente las FARC (…), además, pienso que han entrado en una guerra de movilizaciones”.

Para finalizar reiteró que la actitud de su homólogo colombiano Uribe Vélez no perjudica al pueblo, a la nación venezolana ni a su persona. Lo que sí lesiona es a la verdad, a la ética y a las relaciones bilaterales.

Fuente: Prensa Presidencial/Maryuri Varela)









Venezuela sigue a la orden de Colombia para lograr un canje humanitario

El presidente Chávez respeta la decisión de Uribe porque es su potestad. Había una expectativa positiva. Ratificó el amor de Venezuela por Colombia. Reconoció la labor de Piedad Córdoba

Prensa Presidencial (22.11.07) Como “lamentable y frustrante” calificó el presidente Hugo Chávez la decisión que tomó este miércoles a media noche el presidente de Colombia, Álvaro Uribe, de suspenderle de la labor de mediador que venía cumpliendo desde el pasado 21 de agosto, para lograr un canje humanitario entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Gobierno colombiano.

“Yo respeto la decisión del presidente Uribe, pero lo lamento mucho, en primer lugar por los prisioneros que están en manos de la guerrilla y por los que están en algunas cárceles de Colombia, que son guerrilleros y guerrilleras; y también por Colombia, porque ese camino que se venía abriendo, aunque difícil, pudo haber sido el inicio de un acuerdo de paz”, señaló.

Aunque al presidente Chávez no le parece para nada la razón por la cual el Gobierno de Colombia decidió de manera unilateral y sin consultar suspender la mediación, expresó: “Respeto la decisión de Uribe porque es su potestad, yo actúo como mediador sólo si ambas partes están de acuerdo. Sin embargo, aún espero que las FARC envíen las pruebas de vida. Mándamelas, Marulanda, por lo menos para hacerlas públicas y que se sepa que viven”, expresó.

“De todos modos, como ya me metí este problema en el alma, porque ya he visto los ojos a los hijos, la madre, la esposa, y siento que tengo un compromiso humanitario, pongo a Venezuela a la orden. Si el Gobierno de Colombia cree que podemos hacer algo, sigo a la orden. Estoy dispuesto a ir a las selvas de Colombia para ayudar a que esa gente vuelva a sus casas”.

El presidente Chávez considera que había una expectativa positiva. «Hemos venido trabajando con pasión y sentimiento humano. Se había dado un paso muy importante en Chile, el presidente Uribe había aceptado lo que ningún gobierno colombiano había aceptado: la posibilidad de un encuentro mío con Marulanda. Uribe me dijo: “Dile a esos tipos que si ellos liberan a un grupo de los secuestrados, entonces tú inmediatamente después vas al Caguán y hablas con Marulanda”, y así mandé el mensaje. Yo tenía la esperanza de que fuera liberado un grupo. Ahora, Marulanda, si tú decides liberarlos, yo los recibo», dijo.

Reconoció la labor de Piedad Córdoba, a quien calificó como “una mujer de pensamiento progresista, una gran lideresa colombiana a quien admiro por valiente; no dejó dónde ir para tratar de buscar la liberación de estos compatriotas colombianos”.

El presidente Chávez ratificó el amor de Venezuela por Colombia: “Todo bolivariano la debe amar, porque es hija de Bolívar”. Y agradeció al presidente Álvaro Uribe que le haya permitido tratar de ser útil en estos casi tres meses.

Fuente: Prensa Presidencial / Emilce Chacón













Chávez: Encuentro con Marulanda es la clave para el canje humanitario en Colombia

Durante la rueda de prensa ofrecida este martes 20 de noviembre de 2007, desde el Hotel Hyatt Park en la ciudad de París, Francia, el presidente Hugo Chávez afirmó que un eventual encuentro con el líder guerrillero, Manuel Marulanda, es la clave para la liberación de personas.

En ese sentido afirmó que el mensaje claro que envía a su homólogo, Álvaro Uribe, es que le permita sostener un encuentro con el jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Como se recordará, en manos de la guerrilla se encuentra la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt y tres ciudadanos estadounidenses, cuyos familiares visitaron la sede del Gobierno Bolivariano en Caracas, recientemente.

Recordó que tiene esperanza en que tras un encuentro con Tirofijo pueda hacerse posible la liberación de los prisioneros norteamericanos, quienes podrían considerarse como la parte más difícil dado que han sido señalados de ser agentes de la CIA.

“Uribe, déjame ir a ver a Marulanda”, dijo el presidente Hugo Chávez al considerar la factibilidad de que la reunión se lleve a cabo. También exhortó a Manuel Marulanda a liberar un grupo de personas, para lo que propuso dar prioridad a mujeres, niños y ciudadanos en edad avanzada, por razones humanitarias.

“Uribe me prometió que si tú (Marulanda) liberas un grupo, yo iría al Caguán a hablar contigo”. Afirmó que no duda de la palabra del presidente Álvaro Uribe, sino que más bien tiene razones para creer que cumplirá con el ofrecimiento.

A su juicio la reunión con el líder guerrillero constituiría el comienzo de un proceso orientado a la liberación de todos los cautivos y, más allá, para la paz en Colombia. “Habrá fiesta en Venezuela el día que se haga la paz en Colombia, porque será la paz para nosotros también”, agregó.

Fuente: Prensa Presidencial Venezuela/ José Manuel Blanco Díaz