Declaración de la XX Cumbre del Grupo de Río

A continuación la declaración suscrita por los mandatarios participantes en la XX Cumbre del Grupo de Río, celebrada el viernes en esta ciudad:

Las Jefas y los Jefes de Estado y de Gobierno del Mecanismo Permanente de Consulta y Concertación Política -Grupo de Río- reunidos en ocasión de la XX Reunión Cumbre en Santo Domingo, República Dominicana, atentos a la situación que prevalece entre Ecuador y Colombia, hemos convenido en emitir la siguiente
Declaración:

1. Son motivo de profunda preocupación para toda la región los acontecimientos que tuvieron lugar el primero de marzo de 2008 cuando fuerzas militares y efectivos de la policía de Colombia incursionaron en territorio de Ecuador, en la provincia de Sucumbíos, sin consentimiento expreso del Gobierno de Ecuador para realizar un operativo en contra de miembros de un grupo irregular de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, que se encontraba clandestinamente acampando en el sector fronterizo ecuatoriano.

2. Rechazamos esta violación a la integridad territorial de Ecuador, y por consiguiente reafirmamos el principio de que el territorio de un Estado es inviolable y no puede ser objeto de ocupación militar ni de otras medidas de fuerza tomadas por otro Estado, directa o indirectamente, cualquiera fuera el motivo, aún de manera temporal.

3. Tomamos nota, con satisfacción, de las plenas disculpas que el Presidente µlvaro Uribe ofreció al Gobierno y al pueblo de Ecuador, por la violación del territorio y la soberanía de esta hermana nación, el primero de marzo de 2008, por parte de la fuerza pública de Colombia.

4. Registramos también el compromiso del presidente Alvaro Uribe en nombre de su país de que estos hechos no se repetirán en el futuro bajo ninguna circunstancia, en cumplimiento de lo que disponen los artículos 19 y 21 de la Carta de la OEA.

5. Tomamos nota de la decisión del Presidente Rafael Correa de recibir la documentación ofrecida por el Presidente Alvaro Uribe y que habría llegado a poder del Gobierno de Colombia luego de los hechos del 1 de marzo, a fin de que las autoridades judiciales ecuatorianas investiguen eventuales violaciones a la ley nacional.

6. Recordamos también los principios, consagrados por el derecho internacional, de respeto a la soberanía, de abstención de la amenaza o el uso de la fuerza y de no injerencia en los asuntos internos de otros Estados, destacando que el artículo 19 de la Carta de la Organización de Estados Americanos prescribe que ”Ningún Estado o Grupo de Estados tiene el derecho de intervenir, directa o indirectamente, y sea cual fuere el motivo, en los asuntos internos o externos de cualquier otro. El principio anterior excluye no solamente la fuerza armada, sino también otra forma de injerencia o de tendencia atentatoria de la personalidad del Estado, de los elementos políticos, económicos, y culturales que lo constituyen.”

7. Reiteramos nuestro compromiso con la convivencia pacífica en la región, basada en los preceptos fundamentales del derecho internacional contenidos en las Cartas de las Naciones Unidas y de la Organización de Estados Americanos, así como en los objetivos esenciales del Grupo de Río, de manera destacada la solución pacífica de las controversias internacionales y su vocación para la preservación de la paz y la búsqueda conjunta de soluciones a los conflictos que afectan a la región.

8. Reiteramos nuestro firme compromiso de combatir las amenazas a la seguridad de todos sus Estados, provenientes de la acción de grupos irregulares o de organizaciones criminales, en particular de aquellas vinculadas a actividades del narcotráfico. Colombia considera a esas organizaciones criminales como terroristas.

9. Respaldamos la resolución aprobada por el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos el 5 de marzo de 2008. Asimismo, expresamos nuestro apoyo al Secretario General en el cumplimiento de las responsabilidades que le acaban de ser asignadas mediante dicha resolución para encabezar una Comisión que visitará ambos países recorriendo los lugares que las partes le indiquen y elevará un informe de sus observaciones a la Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores y propondrá fórmulas de acercamiento entre ambas naciones.

10. Exhortamos a las partes involucradas a mantener abiertos canales respetuosos de comunicación y a buscar fórmulas de distensión.

11. Teniendo en cuenta la valiosa tradición del Grupo de Rio, como un fundamental mecanismo para la promoción del entendimiento y la búsqueda de la paz en nuestra región, manifestamos el total apoyo a todo esfuerzo de acercamiento. En tal sentido, ofrecemos a los gobiernos de Colombia y Ecuador los buenos oficios del Grupo para contribuir a una solución satisfactoria, para lo cual la Troika del Grupo permanece atenta a los resultados de la Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores.

Santo Domingo, República Dominicana
7 de marzo de 2008.

Anuncios

Grupo de Río reconoció propuesta del presidente Chávez para paz duradera en Colombia y mejores relaciones en la región


Durante los últimos minutos del encuentro que congregó en la capital de República Dominicana a los presidentes y representantes de los países miembros del Grupo de Río, el mandatario anfitrión, Leonel Fernández, consideró dar reconocimiento —en calidad de coordinador pro témpore de la organización— a la propuesta que el presidente Hugo Chávez catalogó como una oportunidad en el trabajo por propiciar escenarios posibles para contribuir a la confianza y aportes para la paz duradera, y mejores relaciones entre los países.

“Aquí todos quieren la paz, aquí todos queremos contribuir con Colombia, con Ecuador, con Venezuela, con todos para que efectivamente podamos vivir en las mejores relaciones posibles, relaciones armoniosas, relaciones fraternas, relaciones de amistad”, concluyó.

Dijo que había que tomarle la palabra al presidente Chávez cuando afirmó que no está en actitud de colaboración con una fuerza que sea agresora y que contribuya a la desestabilización de Colombia y que, por el contrario, no tomarle la palabra sería seguir hacia el fracaso.

Llamó al compromiso de asumir los criterios, ideas y planteamientos que se pusieron de manifiesto en la reunión celebrada este viernes, de ejercer una actuación siempre en el marco del multilateralismo, de respeto a las normas de derecho internacional y de “continuar el diálogo constructivo que permita recuperar la confianza que está erosionada en estos momentos, bajar el tono, mantener el respeto y la consideración hacia la dignidad de cada uno de los jefes de Estado”.

Fernández no dudó en considerar que lo anteriormente expuesto es lo que toda América Latina quiere. Invitó a culminar el encuentro de Santo Domingo reafirmando los valores de la paz, la amistad y la fraternidad entre todos.

La propuesta del presidente Chávez fue formulada durante su intervención en la plenaria, cuando ratificó su compromiso de seguir trabajando con todos los países de la región para procurar la paz en la nación neogranadina y avanzar en el respeto a la soberanía de todas las naciones.

En este mismo orden y luego que los presidentes de Ecuador, Venezuela, Nicaragua y Colombia se estrecharan las manos, ante la petición de la plenaria de mandatarios del Grupo de Río reunidos en Santo Domingo, el jefe de Estado nicaragüense realizó el anuncio de restituir relaciones diplomáticas con el Gobierno de Bogotá, con el compromiso por parte de ambas naciones de continuar avanzando en solucionar la situación limítrofe que les llevó al conflicto diplomático.

Fuente: Prensa Presidencial Venezuela

Abrazo entre Uribe, Chávez y Correa

Abrazo entre Uribe, Chávez y Correa

en la Vigésima Cumbre Presidencial del Grupo de Río

Santo Domingo – República Dominicana

Colombia pudiera estar preparando ofensiva contra Venezuela

Una ofensiva contra Venezuela pudiera estar gestándose en suelo colombiano, según refieren fuentes de inteligencia de otros países de Suramérica. Así lo informó el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez, durante su alocución con motivo de cumplirse ayer nueve años de Gobierno Bolivariano.

Desde el Salón Ayacucho del Palacio de Miraflores, el presidente Chávez se refirió al conflicto colombiano asegurando que la Fuerza Armada Bolivariana “está alerta porque no sabemos a dónde va a llegar este conflicto”, y reiteró que en el vecino país gobierna una oligarquía apátrida, antibolivariana y enemiga de los pueblos.

Al respecto, el Presidente venezolano advirtió que de llevarse a cabo una agresión contra el país, “se arrepentirían por cien años” y señaló enfáticamente que Venezuela no quiere agredir a nadie, “pero no se equivoquen con nosotros”, recalcó.

Por otra parte, el jefe de Estado se refirió a los abusos cometidos por algunas empresas de comunicación, y aseguró que las que están “en manos de la oligarquía apátrida se ponen al servicio de la oligarquía colombiana con un descaro tremendo”. En este punto recordó que en la Constitución y las leyes venezolanas está contemplada la traición a la Patria, y recalcó que “un traidor a la Patria no puede ser dueño de una empresa de comunicaciones”.

Comentó sobre el reciente secuestro de unas 50 personas durante un asalto a una entidad bancaria en Guárico, que tuvo un desenlace sin víctimas gracias a la acción coordinada de los organismos competentes. “Muy bien lo decía [el ministro para Relaciones Interiores y Justicia] Rodríguez Chacín, parecía que había medios instigando a la violencia, y eso no se puede seguir tolerando. Ningún país que se respete puede aceptar eso”.

Pidió “mano firme”, ante las faltas de los medios, a la nueva presidenta de Conatel, y enfatizó que “las cosas no se arreglan con expedientes, sino con decisiones. No se puede permitir cosas como éstas”.

Fuente: Prensa Presidencial

Presidente Chávez hace un llamado a Uribe y Marulanda a trabajar por la paz en Colombia


El presidente Hugo Chávez hizo un llamado a su homólogo colombiano, Álvaro Uribe, y al Comandante de las FARC, Manuel Marulanda, a trabajar por la paz. Estas palabras fueron pronunciadas por el jefe de Estado minutos antes de recibir a los familiares de los retenidos por el grupo insurgente colombiano.

Le deseó de antemano a su par neogranadino un feliz año 2008 y le invitó a través de los periodistas a que, a pesar de que ambos tienen ideologías distintas, a trabajar por la paz en Colombia, porque la controversia en el hermano país desgasta a éste y a Venezuela, además de convocarlo a hacer grandes esfuerzos por la unidad de las naciones latinoamericanas.

Dejó claro que Estados Unidos quiere una confrontación entre Venezuela y Colombia, y de ocurrir de seguro el imperio norteamericano haría una gran fiesta, porque eso es lo que están buscando. “Nosotros somos hermanos de la misma patria, del mismo padre y de la misma madre. Uribe, ¡reflexiona hermano! ¡Vamos a trabajar por la paz!”. Acotó el presidente Chávez.

Dijo que una muestra es lo que ha pasado, que en apenas unos días vinieron representantes de 7 gobiernos, y si llamamos a 20 gobiernos, éstos vendrán desde distintos puntos del mundo como América Latina, El Caribe y Europa, dispuestos a ayudarnos. “Si en Centroamérica hubo guerras horribles y extremas, por qué en Colombia no se puede lograr la paz”, agregó.

Aseguró que el obstáculo más grande que hay en la nación neogranadina para abrir la puerta hacia la paz, es el Gobierno de los Estados Unidos, que tiene mucho peso en Colombia y el Gobierno de esta nación le escucha mucho las opiniones al imperio norteamericano, que no quiere la paz para nadie porque quiere dominar al mundo a costa de la muerte, de la sangre y de la guerra.

Hizo un llamado a su homólogo neogranadino a mirar más hacia el Sur y menos hacia el Norte, así como a desprenderse del Gobierno norteamericano de George W. Bush. “Vamos a darnos un abrazo en el Amazonas, en el Orinoco, en el Magdalena. ¡Vamos a hacer la Patria Grande!”.

Fuente: Prensa Presidencial Venezuela













Chávez: Gobierno colombiano realmente no quiere la paz

Haciendo referencia a una carta enviada el 22 de septiembre del presente año, por el jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Manuel Marulanda (Tirofijo), en la cual plasmó que “mientras el Gobierno de Colombia se niega a aceptar el despeje de un lugar con el fin de entrevistarnos y lograr un acuerdo que permita liberar a los prisioneros, analizar las bases para posteriores encuentros (…) hasta lograr la paz, facilita a los 2 mil 500 o 3 mil militares norteamericanos en calidad de asesores, suficientes comodidades…”, el presidente Chávez aseguró que el Gobierno de Colombia realmente no quiere la paz.

Esta respuesta la emitió en el encuentro sostenido con los representantes de los medios de comunicación internacionales, realizado este sábado en el Salón Ayacucho del Palacio de Miraflores, cuando fue consultado sobre si lo perjudican o no “los diferendos” con Colombia, de cara a la votación para la aprobación o no de la Reforma Constitucional, a celebrase el domingo 2 del mes en curso.

En su opinión, “ni nos benefician, ni nos perjudican” porque estos conflictos no fueron provocados por él, sino por el presidente de Colombia, Álvaro Uribe Vélez, quien irrespetó los compromisos establecidos. Porque él, al enterarse de la conversación del mandatario venezolano con el general colombiano Montoya, hizo pública la información tergiversada, al decir que es un plan secreto, sin siquiera consultarle telefónicamente.

Al hacer referencia a las pruebas enviadas por Tirofijo, las cuales fueron interceptadas en Bogotá —de acuerdo a las informaciones de los organismos de inteligencia colombianos—, evidencias que venían para Caracas y cuya revelación y colocación en la Fiscalía colombiana para el conocimiento público, el jefe del Estado se preguntó si esta medida podría en riesgo la vida de las personas en manos del grupo rebelde.

Por estas razones, el jefe de Estado preguntó si un Gobierno que obstaculiza e incumple con sus promesas en pro de este compromiso humanitario, “¿quiere la paz realmente?, no la quiere. Tampoco es interés del Gobierno estadounidense que se logre esta meta, porque ese territorio funciona como una de sus bases militares”.

“Mi interés no es el protagonismo internacional con esta mediación. Por el contrario, es poner todo el corazón y los mejores esfuerzos para lograr el acuerdo humanitario y trazar los caminos para la paz”, indicó el líder de la Revolución Bolivariana.

Recordó que su papel de mediador comenzó porque la senadora Piedad Córdoba le pidió su ayuda para conseguir un verdadero camino hacia la paz de la nación neogranadina, durante un evento realizado en el Salón Ayacucho de esta sede gubernamental, el pasado mes de agosto. Además, porque luego de varios días de conversaciones, el Gobierno de Colombia autoriza esta nueva esperanza para el canje humanitario.

Pese a los diversos obstáculos, como por ejemplo, haber expresado que si algún vocero de las FARC decidía reunirse con el presidente Chávez, debía ser a cuenta y riesgo, aseguró que aún no se han cerrado las puertas porque cree “puede ayudar a estas personas. Creo que puedo y estábamos a punto de lograr los primeros resultados apenas a tres meses de mediación”.

Al momento de dejar por sentado que aunque él no apoya a las FARC, analíticamente expresó se debe reconocer que esta fuerza subversiva no es derrotable militarme como lo cree el Gobierno neogranadino apoyado por el imperio norteamericano. “Yo como militar creo que no son derrotables militarmente las FARC (…), además, pienso que han entrado en una guerra de movilizaciones”.

Para finalizar reiteró que la actitud de su homólogo colombiano Uribe Vélez no perjudica al pueblo, a la nación venezolana ni a su persona. Lo que sí lesiona es a la verdad, a la ética y a las relaciones bilaterales.

Fuente: Prensa Presidencial/Maryuri Varela)









Hugo Chávez confirma intento de atentado en su contra


El presidente Hugo Chávez confirmó, en el curso de una entrevista que le realizaran los periodistas Eleazar Díaz Rangel, director del diario Últimas Noticias; Lil Rodríguez, presidenta de Tves; Eduardo Rodríguez, periodista de Venevisión y el ex vicepresidente José Vicente Rangel en el Palacio de Miraflores; que durante una caravana realizada en el interior del país fue objeto de un intento frustrado de magnicidio.

El jefe de Estado, señalando su corazón y su cráneo, comentó que se observó una traza de láser que se posó por varios segundos en su humanidad y agregó que hasta el momento no se ha podido descubrir a las personas que pudieran estar detrás del intento de asesinato.

Comentó además que antes del golpe de Estado perpetrado en el país en 2002, se detectó “a una persona de un comando terrorista que había sido reclutada por la CIA (Oficina Central de Inteligencia), que había confesado conocer los planes de desestabilización que se llevarían a cabo en el país, además del posible asesinato del mandatario nacional, lo que se constituye en un antecedente de intento de homicidio contra el mandatario nacional.

Continuando con el tema del enfriamiento de relaciones entre Venezuela y Colombia, el jefe de Estado señaló que a pesar de sus sospechas del doble discurso del mandatario neogranadino quiso actuar como un amigo, en beneficio de ambos países, pero luego de los señalamientos que hizo el presidente Uribe en su contra señaló: “Uribe hizo lo que yo quería, yo quería que hablara por el mismo”.

Prensa Presidencial / Beatriz Cádenas